domingo, 6 de febrero de 2011


Sé que no soy lo que buscas, no soy rubia y no me gusta el Martini con hielo. Pero tampoco me gusta sin hielo, y podríamos discutir sobre de que color es mi pelo. No soy alta y aunque con tacones puedo ser casi tan alta como la mayoría, sin ellos no soy nada del otro mundo. Lloro demasiado y por cualquier cosa, pero soy tan divertida que en ocasiones te dolerá cada centímetro de tu cuerpo de tanto reír. Me rió tan a menudo que puede que te canses de escuchar mi risa, pero ella nunca sera la misma, cambiara como lo hago yo. Y cuando descubras eso, estarás al acecho para escuchar mi risa una y otra vez. No sé dibujar, aunque coloreo con gracia, y nunca me enseñaron a sonreír, tuve que aprender yo sola. Es cierto que a veces miento, pero mis mentiras son tan creíbles que ni te darás cuenta, y si lo hago sera por nuestro bien. Soy incapaz de estar quieta, hablo demasiado, tanto que a veces te entraran unas ganas irremediables de hacerme callar y me enfado muy rápido, pero luego se me pasa igual de rápido, aunque los besos siempre ayudan. Lo que puedo prometerte es que no te vas a aburrir conmigo. Te volveré loco, y querrás salir corriendo de lo pesada que me pongo a veces. También te darás cuenta, con el tiempo, de que no soy algo caprichosa, soy horriblemente caprichosa, materialista y a veces también odiosa y egoísta. No soy perfecta y te darás cuenta muy pronto, pero en mis mejores días rozo la perfección. Soy coqueta, y cuando te diga que estoy terminando de arreglarme significara que todavía me queda mas de una hora, pero me lo perdonaras, por que al verme salir del baño veras como a merecido la pena esperar. Canto en la ducha,y lo hago tan mal que a veces los oídos te pitaran, pero otras no podrás parar de reír e incluso vendrás a la ducha a acompañarme y a cantar conmigo. Escribiré tu nombre junto a el mio en la arena todos los veranos. No pienses que me levantare temprano para desayunar contigo y mucho menos que yo haré el desayuno. Estiraré al máximo mis horas en la cama, pero no te irás de casa sin que te de un beso de buenos días. No te prometo que nos vaya bien, pero pondré toda mi alma para que lo nuestro funcione. No habrá vuelta atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario