lunes, 9 de mayo de 2011

No eres mi príncipe, tampoco quiero que lo seas. No debes ser un niño malo, ellos también empezaron a aburrirme. Tu simplemente quédate como estas. Con esos ojos verdes y esa sonrisa que hace que cada una de las moléculas de mi cuerpo se estremezca. Cuando me miras mi cerebro desconecta todas las demás funciones y solo presta atención a tus ojos y hace lo posible por descubrir cada matiz verdoso que ellos contienen

No hay comentarios:

Publicar un comentario