martes, 20 de diciembre de 2011

Perdóname.


Si, Perdóname por querer entregarte mi vida. Por querer darte mis ilusiones y mi tiempo y mis ganas. Perdóname por pensar que te lo mereces. Por creer de verdad que merecia la pena el esfuerzo. Por las horas perdidas en tu ausencia y por las veces que en ella pronuncie tu nombre. Por cada sueño en el que rozaba tu piel. Por imaginar un futuro juntos y por llegar a creer que podría ser una realidad. Perdóname por cada hora que pase bajo la lluvia esperando ver tu rostro, tu sonrisa y la forma en la que creía que me mirabas. Perdóname por intentar cambiar para ser como tú querías. Y por no querer cambiarte y por aceptarte como eres, también perdóname.


-Y por último, Gracias.


Gracias por enseñarme a ser mas fuerte.



No hay comentarios:

Publicar un comentario