jueves, 29 de noviembre de 2012

Eres el me encantas mas sincero que he dicho.


¿Sabes algo? ¿Una cosa que parece pequeña? ¿Una que en realidad es enorme?
Te quiero.
Sin reflexionar. Sin sentido. A veces suave. Delicadamente. Despacio. Lento, como tus manos en mi espald. De forma cotidiana y perezosa, típica de domingos por la mañana. Pero otras fuerte.  Ardiente. Sexual. Con esa angustia que te quema por dentro. Que me obliga a buscarte en la noche. A quitarte la ropa. A besarte y a no dejarte hasta que la angustia pasa. Para. Se relaja. Pero poco dura la paz y la calma.  Ya que te miro, y al mirarte vuelve, con mas fuerza si cabe.
Te quiero. Con tantas ganas que ni gritando se me pasan. Ni mordiendote.  A lo mejor una vida junto a ti hace que las ganas se me calmen. Lo dudo. Una vida contigo no me parece lo suficientemente largo como para que mis ganas se pasen. Mis ganas de estar contigo. De quererte. De morderte. De hacerte reír  De tenerte.
Te quiero. Todo mi cuerpo lo hace. Te adora. Te reclama. Todas las noches. Todas las horas. A cada momento y a cada segundo. En cada pestañeo. Muero si te vas, pero mata el tenerte. No se que siento. No se como explicarlo. Ni si debo sentirlo. Pero lo hago. Te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario