sábado, 24 de noviembre de 2012

La paz que lleva tu nombre.


En la cama bajo siete mantas, con mi edredon blanco, ese que me acompaña sea cual sea la temporada en la que nos encontremos, que me arropa en verano o en invierno. Ojos abiertos, postura extraña pero cómodo al fin y al cabo, auriculares en mis oidos y en el reproductor Melendi, Maroon5 o Carnavales. Pensamientos, que sin control, fluyen por mi mente, sin conexión sin orden, o con un orden que solamente yo entiendo.
Paz, mi paz. Esa paz que solamente experimentas cuando eres feliz. Esa que es mejor cuando sin importar el caos de tu alrededor, eres feliz. Esa era mi paz preferida, favorita, ansiada, la que buscaba cada noche hasta la madrugada o hasta quedarme dormida. Digo era porque he encontrado una que me gusta mas, que no me abandona, que incluso cuando parece que se aleja de mi sigo sintiendo sus rescoldos.

Esa eres tu, la que me da los momentos contigo. 

Cuando estoy tumbada sobre ti, con tus brazos rodeandome, tu perfume cosquilleandome la nariz y tu aliento acariciendome las mejillas y los labios. Cuando tus dedos me recolocan el pelo tras las orejas o despeinan mi flequillo, cuando acaricias mi oreja y jugueteas con mi piercing, y en segundos calmas el dolor que a veces siento en el. Por que mi oreja, como yo, a veces te extraña y me lo hace saber a través de ese dolor, soportable pero molesto de todos modos. Porque anhela tus dedos rozandola y ese escalofrio que recorre mi cuerpo entero cuando lo haces. Mi piel también pide a gritos tus caricias. Y mis ojos tus miradas. Esas que me matan, que me dejan sin palabras. Esa paz, que encuentro entre tus brazos, en el silencio solamente interrumpido por nuestras tonterias en susurros y las risas que las preceden o por nuestros te quieros. Esos que me dices a susurros o a gritos, al oído o mirandome a los ojos. 

Que la paz que antes solo me la daba el calor de mi cama y un par de canciones, ahora la obtengo de tu voz, no me hace falta mas para ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario