lunes, 28 de enero de 2013

Recuerdos I


Basto tan poco para que fueras tanto. Para que no pudiera dejar de pensar en tu sonrisa. Esa que si llega a ir a mi hoy no lo cuento. Tan superior me creí, y me sorprendí buscando tu nombre entre cientos de contactos. Como ahora me desvivo buscando el tacto de tus dedos. Tan tonta me sentí hasta que fui el objeto de tu mirada, de tu sonrisa. Y tan poquita cosa me sentí cuando ni me miraste aquella vez. Tantos errores cometí  Tantos, y mira donde estamos. Si de los errores se aprende, yo aprendí a ir de frente, a quererte hasta la ultima letra de tu nombre.
Me creía feliz hasta que dijiste te quiero. Y entonces fue otra cosa, otra que sigue siendo, otra que me alimenta, me nutre y me sustenta.
Otra que se resume en ti y en mi, en un nosotros.